Tortuguero cordobés: Fran

7

Para comenzar  elegí a un amigo, nuestro primer ser real de esta sección del blog. Lo conocimos haciendo trabajo tortuguero en Uruguay. Fran es uno de los integrantes más jóvenes que trabaja voluntariamente en la ONG. Sus comienzos fueron a los 10 años de edad, cuando vacacionaba con su familia en La Coronilla. Fueron esas fusiones fortuitas: un apasionado de lo natural con mucha curiosidad y una organización dispuesta a compartir y enseñar sobre tortugas marinas. Su pasión se expresa mediante acciones y la ganancia fue la conexión con el entorno, el sentir que pertenece a lo que lo rodea, y al tener  derecho también tuvo una responsabilidad. Por los últimos 8 años mi gran amigo se hizo cargo de su pasión y trabaja en Karumbé aprendiendo año a año sobre estos nobles animales, alimentando su alma con grandes experiencias.

Como todos los trabajos, existen momentos de abatimiento, de cansancio y desazón. Agradezco haber compartido esos momentos con Fran. A pesar de tener muchos años menos que yo, me enseño que hay que seguir ante todo. Una frase justa, un mate acompañando el momento mejoraron algunos malos ratos. Fran no hubiese sido la misma persona sin Karumbé, creció a pasos agigantados.

¿Por qué cualquier persona debe o puede trabajar en lo que lo apasiona? Bueno, porque ayudar hace bien, desarrolla partes de nosotros mismos que no conocemos. Nos conecta con el entorno. La única manera de sentir un lugar como propio es involucrándonos. No es necesario viajar muchos kilómetros, miren a su alrededor ¿qué cosas suceden en su comunidad que no se están enterando? Participen, alimenten el alma.


Con esta nota quiero fomentar a que muchas más personas (o las que me lean) les pase lo que le pasó a Fran o lo que me pasó a mí. Un día decidimos que queríamos hacer y lo hicimos.


Por último comparto un escrito de su autoría. Nos topamos con este texto en el momento indicado, una de esas causalidades. Disfrútenlo.

Instrucciones para estar lejos de casa

Encontrarse lejos del propio hogar -experiencia o bien hermosa o bien horrible- es algo que debe hacerse con cierta conciencia. Jamás debe usted desaprovechar la distancia con su hogar; todo lo que lo rodea es un libro en blanco. Imposible saber de antemano que debe hacer, pero necesita saber lo que debe usted hacer sin hacer en ese lugar del mundo, más bien: esas cosas que al hacerlas se no-hacen. Conozca usted el ocio, sepa por donde divaga la gente cuando necesita pensar o come una manzana, vea como es el trabajo, los descansos, las fiestas. Converse con la gente en cada momento, conozca, enamórese. Vaya por la noche riendo, dele charla a los marginados, enloquezca con ellos o sin ellos. Todas esas cosas que se hacen lenta e inconscientemente, y que son las que dan identidad a una ciudad. Irónicamente, en algún momento usted se sentirá en casa, y es entonces cuando estará listo para volver. Espere algo, una sensación, un olor, una visión, algún indicador que le recuerde su primer hogar. Entonces deberá usted tomar esa maza de hierro y partirse la espalda, tendrá que abandonar ese amor, esos amigos, ese trabajo que tanto le costó conseguir, para regresar a sus orígenes. Pero no lo olvide, así como irse es lo que maravillosamente le permite volver, destruirse es lo que le permite rehacerse y si lo hace lo suficiente, algún día no sabrá bien a donde regresar pues tendrá hogares por todo el mundo.

©Derechos de autor reservados.

 A Continuación les dejamos el video en youtube de la entrevista a Fran:

nota fran.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s